Nuevo Lanzamiento de mi libro:
"Dioses en la Tierra: Manual del Buscador Espiritual"

Artículo Destacado: ¿Qué hacemos frente a la sobredosis de Violencia mediática y cultural?

Editorial: Eligiendo ser Conscientes

Eventos, Charlas, Talleres y Seminarios:
En el Año de la Primer Marcha Mundial por la Paz
Preparando el Viaje a punta de Vacas, Mendoza


Recomendados de Luciana Cámpora:
"Brother Bear", película para chicos y no tan chicos

Por favor agregue newsletter@lucianacampora.com a su lista de correos o directorio en su programa de e-mail para no tener ningún problema en recibir futuros números de este newsletter.
Para acceder a los números de ediciones anteriores visite www.lucianacampora.com

 

15 de Octubre, 2009
O.E. de la Tormenta
Vol. I, Número 12


Publicación Quincenal

     

Bienvenidos a esta edición del Newsletter de LucianaCámpora.com.

Eligiendo ser Conscientes

El mundo entero está festejando ya el inicio de la Primera Marcha Mundial por la Paz, la mayor manifestación de Paz en la historia de la humanidad. ¡Y es un gran acontecimiento! ¡Un acontecimiento muy propio de esta época!

Aunque muchas personas no puedan ver el cambio intenso que se viene gestando, este se nos evidencia  a través de este tipo de  iniciativas (que ya son hechos), como a través de miles de acciones aunadas… de todos los que trabajan por la Paz a su manera (y que son más cada vez), desde su puesto de trabajo, tal vez enseñando, tal vez curando, tal vez investigando, tal vez buscando el equilibrio en sus propias vidas
.
La Paz es nuestra esencia más profunda, y nuestro más íntimo propósito, y esto es así para todos sin exclusión. Sólo la mente humana sin Paz genera destrucción, la verdadera naturaleza humana es pacífica.
Ya lo decía Enrique Barrios, escritor y uno de mis primeros Maestros, en sus libros (para “niños”) que a mí me siguen cautivando: “Ami, el niño de las estrellas” y “Ami, regresa”

“-¿Saben cuánto dinero se gasta en su mundo en armas, en sólo quince días?” (Pregunta Ami, el niño de la nave espacial)
(…) “En quince días ustedes gastan dinero suficiente como para alimentar a la mitad de la población mundial durante, no quince días; sino ¡diez años!... sólo en gastos de guerra” (…)
- Entonces yo propondré que mi país no tenga armas- dijo Vinka
- Eso no se puede hacer todavía. La solución consiste en que todos los países, de común acuerdo, decidan unirse pacíficamente. Para eso es necesario ir mostrando ese gran ideal. Que sea un sueño que crece y crece, aunque por el momento hay obstáculos. (…) Se trata más de enseñar que de imponer. Se trata de mostrar un camino de mutuo acuerdo para que luego todos lo sigan. No se trata de esperar que Dios o que otros lo hagan; sino de actuar”

Se trata de mostrar un camino… ¡Es lo que está sucediendo! Querida familia terrestre, estamos construyendo el buen camino… Aunque estemos en nuestras casas o en nuestros trabajos: ¡Podemos Marchar por la Paz!

Y un buen comienzo para  Marchar hacia nuestra Paz interior y hacia un nuevo mundo es haciéndonos más y más Conscientes cada vez, de lo que dejamos ingresar a nuestro hogar y del aquello con que alimentamos las mentes de nuestros propios hijos. De esto trata el artículo de hoy: ¿Cómo educamos niños sanos en un mundo enfermo? ¿Qué hacemos frente a la sobredosis de violencia mediática y cultural?

 




Para tu Mayor Felicidad!

Luciana Cámpora
Libros y Escritos para el Desarrollo Personal y Espiritual

 


 

Dioses en la Tierra: Manual del Buscador Espiritual

Nueva edición ampliada, con nuevos comentarios y reflexiones de la autora
 

Dioses en la Tierra reúne y aclara muchos de los conceptos con los que nos encontramos cuando nos iniciamos en la búsqueda espiritual, evitándonos los tan frecuentes malos entendidos que se traducen en confusión, dificultades, sufrimientos y demoras en nuestro camino. Nos revela que somos seres de Amor, lo que es nuestra Consciencia, como funciona nuestro ego, qué son el karma y el destino, y qué es la elevación planetaria de la que tanto se habla…

Su propósito es que lleguemos a comprender que no somos creaciones azarosas de ningún ente superior ni separado de nosotros mismos, sino Seres Espirituales con poder de decisión y libre albedrío. Que estamos en este mundo porque nosotros quisimos venir, y que del mismo modo que creamos la vida que tenemos, podemos crear en este momento, la vida que queremos vivir.
El mensaje de este libro es que los “Dioses” somos nosotros mismos.

 
 
 

Para cada uno de nosotros existe un potencial de realidad perfecta, pero para acceder a él hace falta que incorporemos un nuevo tipo de mentalidad, más amorosa, más positiva. Hace falta que rompamos con las pautas culturales admitidas durante generaciones como grandes verdades, pues ya vemos, nos han servido para muchas cosas, más no para ser felices.
Nos han servido para crear una sociedad neurótica, donde existe violencia y destrucción, y egos enaltecidos, y soledad, y hambre de amor y carencia. Este no es un mundo ideal… dista mucho de serlo. Pues es el mundo que hemos construido y perpetuamos al sostener la misma visión de la realidad. Es un mundo que comienza a cambiar ante nuestros ojos, y a partir de nuestros actos, cuando logramos transformar esa visión.
Fue lo que me permitió el proceso de creación de este libro. Me enseñó a “ver” de manera distinta. Me enseñó que las “Verdades Espirituales” son las que nos permiten erguirnos íntegros y felices, y que no tienen mucho que ver con las doctrinas o las instituciones. No hay más doctrina a seguir que la ser “nosotros mismos”, porque sólo siendo “nosotros”, así como somos, podemos sentirnos realizados y genuinos y descubrir lo bueno que tenemos debajo de esa gran capa de “deberíamos ser distintos”.

Con agradecimiento profundo desde el corazón, les presento esta versión, re-escrita y mejorada, un poderoso mensaje surgido del Amor.

Ya disponible en nuestro website!    www.lucianacampora.com


     
 
 

La Marcha Mundial por la Paz: ¡¡¡ EN MARCHA !!! volver al inicio

Miles de personas están sumándose y participando de esta iniciativa con poder de "darle la vuelta al mundo" hablando literal y metafóricamente.

Todo tipo de eventos y celebraciones acompañaron en todo el planeta el inicio de la Marcha Mundial el pasado 2 de octubre, y continúan a su paso por cada ciudad, generando movilizaciones únicas en la historia, en las que diversas creencias, culturas y organizaciones participan, enarbolando sus banderas, por primera vez aunadas públicamente bajo un propósito común.

Recordamos que “esta marcha”  esta difundiéndose hace alrededor de un año en nuestro distrito. Es una iniciativa de “Mundo Sin Guerras y Sin Violencia” y es promovida por el “Foro Mar del Plata No-Violenta” y otras organizaciones. Que fue declarada de interés por el Intendente municipal Gustavo Pulti; por el Consejo Deliberante de Gral. Pueyrredón; por la Defensora del Pueblo y por otras entidades.  Una actividad a la que adhirió la presidenta Cristina Fernández. Que se inició el 2 de octubre pasado (aniversario del natalicio de Ghandi y día internacional de la no violencia) en Wellington capital de Nueva Zelanda y que concluye en nuestro país el 2 de enero de 2010 en el Parque Punta de Vacas.

El objetivo de la misma es crear conciencia global de que un mundo no violento es posible!


   
       
         

En el Año de la 1º marcha Mundial por la Paz! volver al inicio

Marcha Mundial por la Paz y la No-Violencia


Es la primera Marcha Mundial que está recorriendo el planeta pidiendo el fin de las guerras, las armas nucleares y la eliminación de todo tipo de violencia.
Una acción dirigida a:
Lograr la desaparición de las armas nucleares; la retirada de los territorios ocupados; la reducción progresiva y proporcional del armamento; la firma de tratados de no agresión entre países; la renuncia de los gobiernos a utilizar la guerras para resolver conflictos.
Rescatar lo mejor de las diversas culturas y pueblos de la Tierra.
Hacer confluir las voluntades de toda la sociedad civil para eliminar definitivamente la lacra social de las guerras.
Generar una conciencia social mundial que desista de toda forma de violencia física, económica, racial, religiosa, cultural, sexual y psicológica, tan establecidas y aceptadas hoy como inevitables.

Preparando el Viaje a Punta de Vacas, Mendoza

Click aqui para ampliar el Mapa de Ruta

Se informa a los interesados en participar de la “Primer Marcha Mundial por la Paz y la No-Violencia” que están ya organizados y programados micros para salir desde Mar del Plata al Parque Punta de Vacas. Este último es un paraje cordillerano de la provincia de Mendoza ubicado a los pies del Monte Aconcagua y a la vera de la ruta nacional Nº7,  adonde convergerán las diversas columnas de esta iniciativa única por sus características después de recorrer mas de 100 países, mas de 160 mil kilómetros y durante mas de 90 días.

 
Las personas u organizaciones interesadas en marchar o participar pueden informarse en la sede de la “red de promotores” en calle Falucho 3778 (esquina Dorrego) de 17 a 20 hs  (de lunes a sábados). O comunicarse con Donato Chiacchio, el responsable de coordinar el bus y la salida. Los teléfonos son: celular  154 557 454 y el 489-4138.
Por último informamos que haremos próximamente una  reunión pre-viaje con la proyección de algún video del lugar al que nos dirigiremos.

 

Para adherirse a los Promotores y Colaboradores u obtener más información visitar los sitios: www.marchamundial.org - www.mundosinguerras.org

Sitios Web de países a los que llega este Newsletter

Argentina: www.marchamundial.org.ar - www.mundosinguerras.net
Chile: www.marchamundial.cl - www.mundosinguerras.cl
España: www.marchamundialespania.org - www.mundosinguerras.es
México: www.marchamundialsedeguadalajara.ning.com
Venezuela: www.marchamundialvenezuela.wordpress.com
Colombia: www.marchamundialcolombia.org

En Mar del Plata: www.mdpnoviolenta.org - www.marchamundialmdp.blogspot.com


 
     
     

¿Qué hacemos frente a la sobredosis de violencia mediática y cultural?
por Luciana Cámpora

Conversaba con una mujer a quien quiero muchísimo, una gran amiga y maestra de vida, que (tengo la grandísima suerte) es la directora del jardín de infantes al que concurre mi hijo. Hablábamos de cómo se había desarrollado (unos meses atrás) el homenaje a los caídos en  la Guerra de las Malvinas con los chicos de las salas de 4 y 5 años. Luego del planteo del problema de que dos naciones diferentes se disputaban las mismas tierras para sí, se les permitió a los niños expresar su punto de vista:

-“Que las tengan un año cada uno” propuso uno de los chicos.
-“Que hablen. ¿No dicen que hablando la gente se entiende?” sugirió otro.

Un estremecimiento de amor me recorrió el cuerpo y el alma al oír las formas tan puras y tan simples en que estos pequeños sabios encontraban soluciones a circunstancias que en manos de los adultos, bueno…, se tornan un tanto más complicadas.
4 y 5 años… y ya están en condiciones de enseñarnos. Lecciones de “jardín de infantes”, como el respeto por el otro, el saber “compartir” y “no pelear”. Lecciones y elecciones siempre vigentes, que nosotros mismos como padres y educadores fomentamos, y que sin embargo, tantas personas parecen olvidar al llegar a los puestos "importantes", la Universidad y los Postgrados.
Miré a mi interlocutora casi con lágrimas en los ojos. Aunque ambas guardábamos un silencio introspectivo, supe que estábamos pensando lo mismo: “¡El mundo podría ser un lugar tan hermoso si mantuviésemos un poquito de la sencillez de nuestros primeros años!”
¿Qué ocurre en cambio? ¿Por qué perdemos tanto en el camino?

Llegamos a este mundo sanos y puros, con una mente en formación que absorbe, como una esponja, todo aquello con lo que entra en contacto. Y desde ese entonces comenzamos a llenar nuestros registros subconscientes con todo tipo de “programas” para la vida: Vemos a nuestros padres “disfrutar” al sentarse durante largos ratos frente a una pantalla para ver gente que sufre, que se golpea, que se dispara, que se maltrata. Se nos dice que “no hay que hacer eso”, que “está mal”, sin embargo bien podemos ver que a ellos les gusta, buscan ese estímulo emocional y generan estados de ánimo en respuesta a esas situaciones. A nosotros nos causa lo mismo: las emociones fuertes, las imágenes, los sonidos y la intensidad se nos graban en la mente, empiezan a conformar el registro con el que comenzamos a crear nuestra realidad. Como resultado, nos acostumbramos a la violencia, a la sobreestimulación emocional… no nos sorprenda que más tarde la reproduzcamos inconscientemente en nuestra vida como “lo más normal", o vivamos atemorizados, pensando en asaltos, secuestros, violaciones y asesinatos cada vez que nos alejamos de la pantalla para vivir nuestra "vida real".
Eso no será “lo normal” para una parte de nosotros, que nació pura y desea continuar siéndolo. Para nuestra alma, eso significará una aberración. Será como alimentarnos con pequeñas dosis de arsénico, esperando ilusamente algún día hacernos inmunes y estar mejor. Lo cierto es que estas pequeñas dosis diarias de veneno mediático no nos inmunizan, nos acaban matando. Nos matan poquito a poco la esperanza, la confianza, la certeza de algo mejor. Nos llenan de temores, nos destruyen los deseos del alma y con eso nos matan el Amor.

El corazón humano nace lleno de Amor y es puro, pero la mente humana sin Amor genera destrucción. Por eso cuando marchamos “Por la Paz y la no violencia” estamos en realidad, marchando “Por el Amor”… Y en la tarea de difundir esta nueva Consciencia,  creo que la responsabilidad recae en todos nosotros.
Nosotros: adultos de hoy. Adultos que somos padres, docentes, abuelos, tíos, que trabajamos en los medios o los consumimos…  ¿¿¿Qué estamos haciendo???
Todo lo que pongamos en nuestra mente acabará forjando nuestra vida. Lo que demos a nuestros chicos será el modo en que les enseñemos a vivir. Tenemos una enorme responsabilidad ante la que debemos volvernos más Conscientes y selectivos.
Es hora de que nos detengamos a pensar ¿Valen más nuestros “intereses” momentáneos que el futuro de nuestros hijos y el mundo en que queremos que vivan? ¿Vale más hacer “negocio” que lo que estamos enseñando? ¿Continuamos en nuestra inconsciencia o desconexión, perpetuando más de lo mismo… o comenzamos  a cambiarlo?

Este es un tema que me llega en forma muy cercana, puesto que tengo un hijo chiquito. Como toda madre, quiero lo mejor para él. Y me doy cuenta de que hay muchas cosas en este mundo, que no quisiera darle a conocer… aunque también sé que no puedo criarlo dentro de una burbuja.
Puedo elegir cuidadosamente los lugares a los que lo llevo. Puedo desconectar la televisión y seleccionar las películas que mire (que de hecho: lo hago). Pero no puedo prohibirle que asista al colegio, que tenga amigos, ni que comparta, aprenda y participe de sus juegos. No puedo mentirle cuando ve la imagen de un revólver y me pregunta qué es y para qué sirve.
Se nos hizo un nudo en el estómago, a su papá y a mí, cuando nuestro Pequeño Maestro de tres años cambió de: “¡Te voy a dar un remedio muy feo!” (la más cruel de sus amenazas), a: “¡Voy a comprar una pistola para matarte a vos!”.
Se supone que él nació en este mundo sabiendo a qué venía, y tal vez no debiera preocuparme tanto. Quizás baste con que le de las herramientas suficientes a lo largo de su crecimiento para que él elija, cuando pueda hacerlo, qué pensar y qué hacer. Pero no me preocupo sólo por él. Pienso en todos los chicos de este planeta. Pienso en aquellos que están expuestos desde su nacimiento a una sobredosis de violencia como parte de la vida cotidiana y sin la presencia protectora de adultos conscientes capaces de guiarlos. Pienso en aquellos a quienes se les invade con creaciones surgidas de la violencia ajena (y adulta) a través de las cosas que son supuestamente ideadas para ellos, como los dibujos animados, las publicidades y los programas de televisión. Muchos padres argumentan: “eso es lo que les gusta”… yo les pregunto: ¿Están seguros? ¿O será que les gusta porque no conocen otra cosa? ¿O será que les gusta porque es lo que culturalmente se considera aceptado? Y en este punto los varones se ven mayormente llamados hacia la “cultura” de la violencia que las nenas. A ellas se les ofrece un contenido más “adormecedor”, pero no menos dañino. Se les induce a volverse frívolas y a enfocarse en lo físico con el único propósito de seducir, sofocando el mayor poder de la mujer, que es la conexión profunda e interna con la espiritualidad, la compasión y el Amor por la vida.

Si incentivamos la insensibilidad, la competencia y la violencia en los varones; el adormecimiento y la superficialidad en las nenas ¿qué logramos? … la respuesta es: el mundo actual.

En los tiempos antiguos, cuando la supervivencia dependía de la fuerza física, de la astucia, la destreza y la habilidad para cazar o defender el territorio, estas cualidades eran honradas y enaltecidas en el hombre. Era una cuestión lógica que se estimularan estos rasgos en los jóvenes, que practicaban las artes de la caza y de la lucha desde niños, a fin de que en el futuro pudieran proveer para su mujer, mientras esta estuviera embarazada o cuidando de sus hijos, y asegurar así la continuidad de la especie.
Pero la violencia que se promueve hoy por hoy en las mentes infantiles carece completamente de sentido ¿Acaso los chicos saben defenderse por vencer a su oponente en los video juegos? ¿Acaso aprenden algo útil para la vida?

La violencia no es sino, la polaridad opuesta de una energía que utilizada de manera positiva es sumamente necesaria y útil para la vida: la violencia en positivo, es fuerza de acción. Cuando tenemos un objetivo al que abocar esa poderosa energía y el suficiente Amor, en lugar de destruir, nos volvemos creativos.
Comencemos a hacernos conscientes de esto, empecemos a evaluar el “programa” interno que damos a nuestros chicos (y nos damos a nosotros mismos cada día). En lugar de aturdir su pureza (y aturdirnos) con imágenes e información que promuevan la violencia destructiva, comencemos a darles más espacios para que puedan crear sus propios juegos, para que descubran y exploren sus propias expresiones de “violencia”, que les llevarán a conocerse y comprender las diferentes formas en que pueden influenciar sobre su medio. Empecemos a escuchar sus verdaderas necesidades y preferencias en lugar de inculcarles las preestablecidas. La primera vez que mi hijo vio la imagen de "Ben 10" en la mochila de un compañerito, me preguntó: "¿Por qué tiene una mochila con un nene enojado?". Ellos son sabios. Enseñémosles a mantener su Sabiduría, respetándosela. Enseñémosles a elegir por sí mismos, mostrémosle el valor de plantearse metas y de hacer con su tiempo algo positivo. Dejemos de segmentarles la vida inculcándoles “cosas de nenes” y “cosas de nenas”. Tanto los hombres como las mujeres nos volvemos completos cuando integramos en nosotros los rasgos de nuestra polaridad complementaria y opuesta. Las nenas necesitan conocer y desarrollar su poder físico y mental (y aceptar su violencia natural) para convertirse en seres útiles para este mundo. Y así mismo los varones requieren más que nada despertar su sensibilidad, su compasión y su Amor, para no descargar su fuerza en actitudes violentas y destructivas.

Podemos comenzar por lo básico: restrinjamos el nivel de violencia ajena que dejamos ingresar a nuestro hogar. Estoy hablando de la que “entra” con nuestro permiso y se instala a compartir el living, el dormitorio o la mesa familiar, desde la pantalla televisiva. Y aunque los medios de comunicación por el momento, parezcan no contribuir con nuestros objetivos, recordemos que SIEMPRE LA ELECCIÓN ES NUESTRA. La televisión no estaría impregnada de violencia y negatividad si no la consumiésemos. Del mismo modo, puede dejar de ser un buen negocio, si tenemos en cuenta que somos nosotros quienes contratamos el servicio, quienes conectamos la antena, y en última instancia… quienes tenemos el dedo sobre el control remoto.

Luciana Cámpora

© 2009 Luciana Cámpora

 

Encuentras dificultades en esta área?
Envíame tu más importante pregunta sobre este tema; ...te enviaré mi mejor respuesta
a la brevedad: preguntas@lucianacampora.com


QUIERES USAR ESTE ARTICULO EN TU PUBLICACIÓN, NEWSLETTER O WEBSITE?
Puedes hacerlo, mientras que incluyas la siguiente declaración completa junto con él:

Luciana Cámpora, Escritora. Libros y Escritos para el Desarrollo Personal y Espiritual. Luciana Cámpora es la autora de libros como Dioses en la Tierra, El legado de Merlín, Perlas de Paz y Buscando tu Propio Camino a la Verdad. Si sientes que estás listo para iniciar un cambio en tu Vida, vivir más plenamente y sentir alegría y amor en cada cosa que haces, subscríbete a newsletter@lucianacampora.com para recibir quincenalmente artículos, consejos e información sobre eventos, talleres y seminarios relacionados con el desarrollo personal y el crecimiento interior. Para más información visita: www.lucianacampora.com

"Brother Bear", película para chicos... y no tan chicos. volver al inicio


Brother Bear (Hermano Oso) Primera Película
versión en español traducida como “Tierra de Osos”

   
 
Brother Bear (primera parte) es una película de dibujos animados de Walt Disney, que relata una antigua leyenda de una tribu nativa americana.

Kenay es un muchacho ansioso por convertirse en hombre, que espera con expectativa el momento en que se realice su ceremonia de pasaje a la edad adulta, para conocer por fin a su Tótem (espíritu del animal que lo guía). Fantasea con que se le entregue un tótem fuerte y viril, como el “tigre dientes de sable”, con cualidades varoniles como la astucia o la valentía.  Pero en cambio, la mujer chamán de su pueblo le revela que la fuerza que lo guía es el Amor.
“¡El Amor no tiene nada que ver con ser hombre!” piensa Kenay, profundamente decepcionado. El resto de la historia es lo que le sucede a nuestro protagonista para aprender el enorme Poder de su Tótem.
Kenay acaba por descubrir que el Amor es la fuerza más poderosa del universo: Por Amor puede ser valiente, puede ser fuerte, puede ser sabio; puede atreverse más allá de sus restricciones a hacer cosas impensadas, a salirse de sí mismo, a existir por un propósito mayor. 

Un bello cuento, una leyenda digna de ser contada entre chicos y grandes. Una historia plena de acción y sin villanos; donde no existen “buenos” ni “malos”, sólo elecciones, aprendizaje y Amor.
Aunque sea una película de dibujos animados, es en mi opinión, mucho más educativa y útil que la mayoría de las cosas que acostumbramos ver a diario por televisión.
 
     

Luciana Cámpora es escritora de libros de autoayuda. Dedica su carrera a la divulgación de mensajes que hacen al desarrollo personal y al crecimiento espiritual.
Desde el sitio www.lucianacampora.com ofrece sus libros impresos y en formato de e-books, frases inspiradoras, artículos, y otros regalos para compartir.

     

Publicado por Luciana Cámpora, Libros y Escritos para el Desarrollo Personal

Luciana Cámpora.com
Mar del Plata, Argentina (7600)
+549 223 5 47 10 70

www.LucianaCampora.com

Si están recibiendo este Newsletter es porque participaron del algún evento, adquirieron alguno de los libros o e-books, o se subscribieron a través de la sección “Noticias y Novedades” de nuestro sitio, www.lucianacampora.com.

Nunca divulgamos, vendemos u ofrecemos su nombre o dirección de e-mail a ningún tercero u organización. Solo recibirá de nosotros mensajes de e-mail conteniendo información solicitada, nuevos artículos quincenales o anuncios sobre nuevos servicios.

Para acceder a números anteriores de este newsletter dirigirse a www.lucianacampora.com